MADELEINE

a-portada-2

MADELEINE: La mujer que se convirtió en leyenda

Radiotelegrafista francesa. 22 años, melosa en el habla, muy educada, segura de si misma, inteligente, atractiva, morena, rasgos dulces y piel clara. De carácter osado, rebelde y observador.

Madeleine nació en el seno de una familia fascista, que apoyó al Gobierno de Vichy durante la Segunda Guerra Mundial. Una familia de raíces católicas, que apoyaba económicamente a la iglesia. Incluso se llegó a rumorear de manera abierta que pertenecían al Opus Dei. No en vano, a partir de 1930, la marca a fuego del ganado vacuno y equino de su padre guardaba muchas similitudes con el sello de la prelatura del Opus.

Su angustia y opresión le llevó muy joven a desatarse las cadenas de la autoritaria y discriminatoria educación dictatorial que su padre había ejercido sobre ella, el resto de sus hermanos y esposa.

Madeleine sentía que había estado durante toda su vida en el sitio inadecuado y el momento oportuno. Desde que tomó la decisión, que le supuso la separación emocional de su padre y en gran parte de su madre, su vida tomó un rumbo muy distinto. Cada paso que daba, cada propósito que emprendía y cada día que pasaba, tenía más claro que la vida era una sucesión de acontecimientos sin destino. Y que cualquier decisión que tomase estaba sujeta a la única suerte de su esfuerzo y voluntad.

Pero  un vuelo inesperado, un amor arriesgado y una situación límite le llevó a convertirse en un fantasma en medio de una selva en la que la libertad y lo primigenio eran el valor más intenso. Madeleine es la clave para que todo encaje, para que todo cobre sentido en una novela mágica, enigmática, exótica y mística.


Anuncios

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: